Evaluaciones de Tercero de Educación Primaria

Las evaluaciones de tercero de Educación Primaria consisten en unas evaluaciones de diagnóstico cuyo objetivo es averiguar el grado de dominio de destrezas, capacidades y habilidades tanto en expresión y comprensión oral y escrita como en la resolución de problemas de cálculo.

Evaluaciones de Tercero

Cada centro docente será el encargado de realizar una evaluación individualizada a todos los alumnos y alumnas al final del tercer curso de Educación Primaria. Dichas pruebas serán corregidas por el profesorado del propio centro, pero sólo aquellos profesores que no le den clase al alumnado evaluado.

Es importante resaltar que estas evaluaciones de tercero no tienen consecuencias académicas para el alumnado. Pero para aquellos alumnos con resultados negativos, el equipo docente deberá adoptar una serie de medidas ordinarias o extraordinarias orientadas a mejorar sus déficits.

La finalidad de la evaluación de tercero de Educación Primaria es ofrecer un informe individualizado a cada de uno de los alumnos y alumnas sobre su progreso en el grado de adquisición de las competencias en comunicación lingüística y matemática, permitiendo detectar de manera precoz dificultades en el aprendizaje. Además, se pretende informar a las familias, centros y administración educativa sobre el progreso del alumno.

¿CÓMO SON LAS EVALUACIONES DE TERCERO DE EDUCACIÓN PRIMARIA?

Para llevar a cabo esta evaluación, las administraciones han decidido emplear pruebas en las que se combinen diferentes formatos de ítems para conformar instrumentos basados en situaciones – problema, que configuran unidades de evaluación. Se trata de pruebas constituidas a partir de casos que sirven como base para la interrogación, y que, en la medida de lo posible, remiten a situaciones similares a las que el alumnado puede encontrar en su vida personal o social. De ese modo, cuando un alumno se enfrenta a una situación – problema está aplicando lo que sabe o no sabe hacer a una realidad que le es familiar o al menos que le resulta verosímil.

Las preguntas formuladas a partir de cada situación – problema van dirigidas, en líneas generales, a comprobar el grado de dominio de las destrezas, capacidades y habilidades objeto de la evaluación.

En cada unidad de evaluación se presenta una situación o caso mediante un estímulo a partir del cual se plantea un conjunto de cuestiones que se encuadran en alguno de los siguientes formatos:

  • Preguntas de respuesta cerrada, bajo el formato de elección múltiple, en las que solo una opción es correcta y las restantes se consideran erróneas.
  • Preguntas de respuesta semiconstruida que incluyen varias preguntas de respuesta cerrada dicotómicas o solicitan al alumno que complete frases o que relacione por medio de flechas diferentes términos o elementos.
  • Preguntas de respuesta construida que exigen el desarrollo de procedimientos y la obtención de resultados. Este tipo de cuestiones contempla la necesidad de alcanzar un resultado único, aunque podría expresarse de distintas formas y describirse diferentes caminos para llegar al mismo. Tanto el procedimiento como el resultado han de ser valorados, posibilitando el establecimiento de diferentes niveles de corrección en la respuesta en función del grado de desarrollo competencial evidenciado.
  • Preguntas de respuesta abierta que admiten respuestas diversas, las cuales aun siendo correctas pueden diferir de unos sujetos a otros. Para reducir la subjetividad a la hora de la calificación, irán acompañadas de una plantilla de corrección, de tal manera que se intente cerrar las posibles respuestas a la pregunta estableciendo cuáles se considerarán correctas y cuáles no. La elaboración de criterios de corrección permite graduar las respuestas estableciendo, también en este caso, niveles de ejecución intermedios entre las respuestas correcta e incorrecta.

La inclusión de preguntas de respuesta abierta en las pruebas habrá de tener en cuenta la complejidad que entraña su utilización, especialmente por la posibilidad de interpretaciones diversas de los criterios de corrección, y por el coste que supone la corrección de las mismas.

De acuerdo con la experiencia en evaluación, tanto nacional como internacional, se considera recomendable realizar controles de calidad, estableciendo una doble corrección de preguntas, que pasan a ser valoradas por más de un corrector.

Fuente: Extracto del “Marco General de la Evaluación de tercer curso de primaria”

¿Te ha parecido interesante? Suscríbete al blog por e-mail

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas sobre las Reválidas.

Únete a otros 1.888 suscriptores

En esta web se publican noticias relacionadas con las nuevas evaluaciones de educación, modelos de exámenes realizados en convocatorias anteriores y recursos que ayudan al alumnado y profesorado a preparar las pruebas.

 

Licencia de Creative Commons

RSS

Google + Twitter

Facebook

Uso de cookies

Este sitio web de revalidas.es utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies